Formas de clasificar el agua que bebemos

Hay diversas formas de clasificar el agua. En post anteriores, ya comentamos que una forma de clasificar el agua es según la cantidad de residuo seco o cantidad de minerales que hay en ella. Por la cual, una forma de clasificar el agua, es atendiendo a su mineralización como muy débil, débil, media o fuerte. Para obtener el residuo seco hay que someter el agua a 180 grados.

Otra forma de clasificar el agua es conociendo las cantidades de minerales que hay en ella a través de su conductividad. Por tanto, a más conductividad, más minerales. Además, la conductividad también refleja la proporción de iones o sales disueltas que hay en el agua.

Formas de clasificar el agua

Pero también hay más maneras de clasificar el agua mineral: atendiendo al mineral que más predomine en ella y atendiendo a su dureza.

Según el mineral que más predomine se puede clasificar el agua mineral como:

  • Bicarbonatada o Alcalina: contiene más de 600 mg/l de bicarbonatos. El agua bicarbonatada es muy indicada para favorecer la digestión y neutralizar la acidez. También nos puede ayudar a mejorar la actividad de la vesícula y el hígado. Muy recomendada para gastritis, diarreas y estreñimientos.
  • Carbónica o con Gas: muy fácil de distinguir por sus burbujas y sabor ligeramente ácido. Posee gas carbónico libre (más de 250mg/l), natural o añadido por la empresa. El agua con gas estimula la digestión y el apetito, es recomendada para personas diabéticas, ya que les ayuda a reducir la carga glucémica.

Formas de clasificar el agua según el mineral que más predomine

  • Sulfatada: aporta más de 200 mg/l de sulfatos. Tiene un sabor ligeramente amargo, beneficia la piel y el aparato digestivo.
  • Sulfurada: aporta grandes cantidades de azufre (1g/l). Contiene propiedades antibacterianas. Este tipo de agua es muy recomendable para las personas que tengan problemas con los huesos, la piel o insuficiencias respiratorias.
  • Clorurada: contiene más de 200 mg/l en cloruros. Este tipo de agua se utiliza frecuentemente para tratamientos de hidroterapia por sus propiedades tranquilizantes y balsámicas.
  • Ferruginosa: tiene grandes cantidades de hierro (más de 1mg/l). Se recomienda para personas con anemia, obesidad y reumatismos.
  • Hiposódica: tiene poca cantidad de sodio (menos de 20 mg/l). Beneficia a las personas con problemas cardiacos, hipertensión arterial y afecciones renales.
  • Sódica: contiene grandes cantidades de sodio (más de 200 mg/l). No se recomiendan a personas con hipertensión arterial.
  • Cálcica: posee gran contenido en calcio (más de 150 mg/l). Este tipo de agua es indicada para niños en periodo de crecimiento, pero no es recomendable para aquellas personas que sufran cálculos renales.
  • Fluorada: aquella con elevado contenido en floururo (más de 1mg/l). Ayuda a prevenir la caries.

Antes de decantarte por algún tipo de agua en concreto, debes saber cuál es la más apropiada para tu salud y es importante que consultes con tu médico.

Según su dureza se puede clasificar el agua como:

Formas de clasificar el agua según su dureza

  • Muy blandas: agua con menos de 80 mg/l de carbonato cálcico.
  • Blandas: agua hasta 149 mg/l de carbonato cálcico.
  • Dureza media: agua hasta 320 mg/l de carbonato cálcico.
  • Dura: agua hasta 550 mg/l de carbonato cálcico.
  • Muy dura: agua con más de 550 mg/l de carbonato cálcico.

La dureza del agua viene casi siempre determinada por el carbonato cálcico, esto quiere decir que predominan una gran cantidad de minerales, en concreto el calcio y las sales de magnesio. Para poder clasificar el agua según su dureza, hay que calcular a partir de la suma de las concentraciones de calcio y magnesio existentes (miligramos) por cada litro de agua.

Por último, recordar que esta información es orientativa y cada tipo de mineralización descrita, sirve para cubrir alguna carencia que sufra nuestro organismo y así garantizarle ese tipo de nutrientes. Pregunta a tu médico o especialista si tienes algún déficit de minerales o vitaminas para saber cuál te recomienda.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.